lunes, 1 de septiembre de 2014

Salmorejo cordobes.

Hoy preparamos el estupendo "Salmorejo cordobes" plato que no falta a buen seguro en ninguna casa andaluza en esta epoca.
Este plato se emplea como entrante o como principal, debido a su consistencia, tambien como acompañante de carnes, tortillas... su uso en la cocina moderna a alcanzado todo tipo usos.
La principal virtud del salmorejo es que es un alimento completo, ya que aporta los hidratos de carbono del pan, las proteinas del huevo duro y el jamón serrano, y el las grasas del aceite de oliva virgen, además, el tomate aporta licopeno, antioxidante natural que el cuerpo lo absorbe en presencia de las grasas, por lo que el salmorejo es un alimento completo y muy sano.

El Salmorejo Cordobés es una de las banderas de Córdoba, del mismo modo que el Flamenquín o el rabo de Toro.
El primer apunte escrito que se conoce del Salmorejo, figura en el Diccionario de la RAE de 1737, que entonces se conocía como Diccionario de las Autoridades, con la salvedad de que no se describe como lo que estamos acostumbrados, si no como una especie de salsa con la que se aderezaban los guisos de conejos.
Se considera que la predecesora del salmorejo es la Mazamorra, con una receta muy parecida, de la que se cuenta que era alimento básico para las tropas romanas, que según parece, eran verdaderos expertos en recetas majadas de este tipo.
Con el tiempo, también se convirtió en alimento básico para los vareadores en los olivares andaluces, tanto es así, que si no tenían pan del día anterior, lo sustituían por las llamadas "harinas de pobres" como la harina de haba seca o la de altramuces.
El Salmorejo como tal no se conoce hasta tiempo después de la llegada a España de los tomates con Colon, sobre el siglo XVIII (hasta entonces el Tomate era solo una planta ornamental), sustituyendo el Salmorejo a la Mazamorra en los olivares en verano, hasta que, con los invernaderos, nos fue accesible durante todo el año.
Aunque el salmorejo, propiamente dicho, se compone solamente de tomate, miga de pan, aceite, vinagre de montilla (opcional) ajo y sal, existen multitud de variedades, siendo una de las más conocidas, la Porra Antequerana, que se diferencia por que la Porra cuenta entre sus ingredientes con pimiento verde.
De cualquier manera, y no nos engañemos, cada cual tiene su punto y manera de hacer el salmorejo: sutiles diferencias de texturas, acidez, cantidad de ajo, espesor. Como he escuchado decir a muchos cordobeses, ¿El mejor Salmorejo?... el de mi madre.
Así que no tengan miedo porque este plato es bastante sencillo y como hemos visto antes aporta cantidad de beneficios.

Estos son sus ingredientes (2 personas):
  • 500 g de tomates rojos maduros
  • 100 -120 g. de pan duro
  • 100 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo
  • vinagre



Ingredientes
 
 
Modo de elaboracion:
  1. Ponemos un recipiente con agua a hervir para perlar los tamos, mientras se calienta, hacemos un corte en forma de cruz en la la base del tomate, no hace falta un corte profundo basta con atravesar la piel.
  2. Cuando tengamos el agua hierviendo introducimos los tomates de 30 a 60 segundos, el tiempo exacto nos lo marcara cuando veamos que se separa un poco la piel. Mientras tanto preparamos un recipiente con agua helada (con hielo). Sacamos los tomates del agua hierviendo y lo introducimos en el agua helada, esta reaccion hara que la piel se separe del tomate por lo cual nos sera mas facil pelarlos.
  3. Cortamos el pan a trozos y lo metemos en el vaso de la batidora (aqui dependera de la cantidad de pan que quieras echarle, si te gusta mas espeso o no) pero lo ideal son unos 100 gramos para las cantidades que hemos marcado antes.
  4. Pelamos y cortamos los tomates y los ponemos encima del pan, y le añadimos media cucharadita de sal.
  5. Pelamos el ajo lo cortamos y lo añadimos al vaso. Yo personalmente le quito el centro al ajo,  ya que como bien sabeis al utilizar el ajo en crudo luego se repite mucho, con esto evitamos los de estomagos mas delicaditos no tener que recurrir al almax despues de la comida.
  6. Por ultimo añadimos el aceite de oliva virgen extra y como opcion yo le pongo un poquito de vinagre de jerez, aunque este ultimo se puede eliminar de la receta si no es de vuestro agrado.
  7. Pasamos todo por la batidora hasta que quede muy muy fino, este es el momento de introducir el dedito o una cucharita y probar si es neceserio añadir mas sal o mas ajo si te gusta un salmorejo mas fuerte, lo dejo a vuestra eleccion.
  8. Una vez este de nuestro agrado lo metemos al frio y lo servimos bien fresquito, cuando lo sirvas lo puedes acompañar con unos taquitos de jamos y huevo duro y unas gotitas de aceita.
Como veis es una receta sin ningun tipo de complicacion y que tiene infinada de usos en la cocina a parte de estar riquisimo, espero que el que nunca tuvo la oportinidad de probarlo se anime y nos cuente que tal.
 
Buen provecho.
 
 
 
 
 
Plato final.
 
Receta elaborada por Pedro Alvarez Vela.

4 comentarios:

Publicar un comentario

Anterior Inicio
 
CADIZ ENTREFOGONES Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo